El entrenamiento en suspensión tiene como objetivo el movimiento del cuerpo en todos sus ejes y en sus rangos de movimiento natural, y no solo la musculatura en forma localizada. Gracias a esto lograrás trabajar un gran número de músculos al mismo tiempo y como consecuencia generarás un mejor rendimiento físico. Esta combinación de elementos asegura un mayor gasto de calorías por minuto respecto a otras actividades y también una significativa activación metabólica.

¿Qué supone trabajar con el método Pilates en suspensión? ¿Es más fácil? ¿Es más difícil? ¿Supone mucha diferencia? Todas esas preguntas te las puedes plantear al empezar a entrenar.
El trabajo de Pilates combinado con TRX supondrá una mayor dificultad y un mayor trabajo abdominal y de estabilización, siempre y cuando tengamos en suspensión al menos uno de los apoyos de nuestro cuerpo. Es decir: a menos apoyos, mayor dificultad del ejercicio.

Mención especial merece el control de la respiración y la concentración necesarios a la hora de realizar los ejercicios de Pilates en suspensión. la aplicación de los cinco principios de Pilates se maximiza al combinarlo con la inestabilidad.
Lo que sí nos ofrece este sistema de entrenamiento combinado es una mayor variedad de ejercicios, al poder unir una técnica de trabajo como el Pilates con un instrumento innovador como el TRX o cualquier sistema de entrenamiento en suspensión. La creatividad que puede desarrollar un instructor de Pilates en suspensión es algo a tener muy en cuenta a la hora de escoger este tipo de entrenamiento.